LAS GRANADAS, LA DULZURA OTOÑAL

Productos

Una de las frutas por excelencia del otoño, época en la que empiezan a desaparecer las frutas de piel fina y cada vez tienen la piel más dura –peras, manzanas, cítricos–, es la granada, una delicia de dulzura medio líquida que es una de las frutas con poderosas propiedades antioxidantes. ¡Y muchas más! Una granada madura tiene que pesar y ser más blanca por fuera que por dentro… ¡Cosa fácil de ver! Pero si se deja madurar demasiados días, ¡acaba tomando un gusto demasiado intenso que raya la acidez!

La granada es de esas frutas que se han visto en Europa desde siempre, y procede de Asia Central. Ya los egipcios enterraban a los muertos con una granada, como símbolo de la abundancia. Y es que tienen muchas semillas dulces, ¡pero siempre comeríamos más!

¿Queréis saber los secretos de la granada?

 

1 - Es antioxidante: Esta propiedad, ante todo. La granada tiene una gran cantidad de antioxidantes. De hecho, existen muchos preparados y cosméticos creados con una base de granada porque ayuda a combatir los efectos del envejecimiento celular, a prevenir determinados tipos de cáncer y mejorar la salud cardiovascular. Tiene muchas sustancias beneficiosas en ese sentido: polifenoles, ácidos orgánicos, taninos…

2 - ¡Agua! La granada tiene más de un 80% de agua y es muy baja en azúcares, aunque tenga el gusto dulce.

3 - Vitaminas a tutiplén: Contiene bastante betacaroteno, que el cuerpo se encarga de convertir en vitamina A; unas cuantas vitaminas del grupo B (B3, B9, B2), que son muy importantes para el sistema nervioso, el sistema inmunológico y el buen funcionamiento del sistema digestivo; y vitamina C casi equiparable a la que lleva la mandarina, que ayuda a la formación de glóbulos rojos, dientes, huesos, colágeno (bueno para la piel y las articulaciones).

4 - ¡Y minerales! Aporta una buena cantidad de magnesio, potasio y también calcio. Todos ellos contribuyen al buen funcionamiento del sistema nervioso y su conexión con la actividad muscular, y mantener la fuerza de huesos y dientes.

5 - Otras propiedades: la granada también tiene múltiples propiedades beneficiosas que se han demostrado científicamente, como el hecho de que ayuda a regular la presión arterial, la inflamación crónica de según qué enfermedades, los niveles de colesterol (¡el malo!), colabora a un rendimiento físico más pleno y también echa un cable a la mejora de la memoria en las personas ancianas.

 

Ya lo veis: ¡la granada es vida! Y con el sabor tan bueno como lo tiene, aún nos anima más a comerla. Sola, en ensaladas, mezclada con otros ingredientes, en zumos… ¡Somos fans de la granada!

 

¡En BIOnofre nos encanta comer granadas y compartirlas con vosotros! ¿Las queréis probar?

Volver al listado