LA FAMILIA DE LAS COLES

Productos

La de las coles es una de las familias más extensas de verduras que hay. Sus propiedades, texturas, sabores y posibilidades son enormes. Son habituales de los meses de invierno, por su innata capacidad de resistir temperaturas bajas y su temporada se extiende hasta la primavera. Se caracterizan por ser, principalmente, de color verde y con unas flores similares las unas con las otras. Aportan muy pocas calorías –excepto por la col de Bruselas–, son muy ricas en antioxidantes, vitamina C y fibra; a parte de formar parte de muchas receptas locales catalanas de esta época, como el famoso trinxat de la Cerdanya.

Os acercamos unas cuantas de sus variedades y sus principales características:

1 - La col de invierno: también llamada “col verde” o “de pell de galàpet” es más típica de los meses de invierno. Es, también, la col clásica de hoja muy rizada, verde oscura y de color verde claro en el centro (ojo), que se usa para el famoso trinxat de la Cerdanya y se puede comer cruda, cocida o freída.

2 - La col de "brotons" (brotes): esta col no tiene ojo como la anterior, sino que crece toda ella en forma de ramas. Éstas, además, son mucho más esponjosas. Los usos que permite son similares a la anterior (cocida, freída o cruda), y es muy resistente al frío.

3 - La col rizada o kale: llamada “col pluma” en Catalunya, se usaba como forraje para los animales. De un tiempo a esta parte, se le han descubierto mil y una propiedades que la convierten en un superalimento que no puede fallar en ninguna dieta saludable. Col muy rizada y de brotes más pequeños que la anterior, se puede tomar incluso al horno, hecho por el cual adquirirá una textura crujiente.

4 - La coliflor verde y el "romanescu": de la coliflor verde nos comemos la flor, el centro de esta variedad. De sabor intenso, la variedad más conocida es la verde, aunque los hay morados (de textura más espesa) o incluso de otros colores, como naranjas o amarillentos. El “romanescu” es una variedad de coliflor verde de formas cónicas, visualmente muy atractiva y de gusto más refinado.

 

 

5 - La coliflor: de color blanco, el coliflor desprende un fuerte olor al cocerlo y tiene un sabor diferente al coliflor verde, más dulce y peculiar, y ayuda a mantener las defensa del sistema digestivo; ¡por eso merece una categoría propia!

6 - La col de Bruselas: las coles de Bruselas provienen de Bélgica; ¡y el frío les mejora el gusto! De ella, se aprovechan los brotes pequeños, que parecen pequeñas coles. De sabor muy intenso a verdura, se pueden comer cocidas, al vapor o fritas. ¡Son de las favoritas de quienes apuestan más por los productos bio!

7 - El brócoli: una variedad de col de gusto intenso, muy conocida también por sus propiedades beneficiosas para el cuerpo humano. Su variedad más conocida es de color verde intenso, y se puede comer incluso crudo.

8 - La col lombarda: de un intenso color morado muy particular, tiene un gusto similar al de la col de invierno, aunque la dureza de sus hojas es muy superior. Es muy buena cruda, mezclada en ensaladas; pero también se puede cocinar y combinar con muchos otros platos. No siempre se la utiliza toda en cada uso, pero no os preocupéis: ¡en la nevera puede durar semanas!

 

En BIOnofre tenemos coles de todo tipo y sabemos todo lo que hace falta saber de ellas. ¿Queréis informaros?

Volver al listado