10 MOTIVOS PARA PASARSE A LOS PRODUCTOS ECOLÓGICOS

Dieta

Los productos ecológicos están de moda. Todo el mundo oye hablar de licuados vegetales, de fruta y verdura ecológicas, de vegetarianos o veganos… Pero, ¿por qué motivos deberíamos consumirlos? Si sois de esos que os pensáis muy bien las cosas antes de actuar, aquí tenéis diez motivos por los cuales es bueno consumir productos ecológicos o bio.

1 - Son saludables. No hay excusas. Cuidarse es el factor más importante por el cual muchos se decantan por elegir los productos cuanto más ecológicos, mejor. El hecho de que sean buenos para el cuerpo es una recompensa que nos ofrecemos a nosotros mismos, para cuidarnos… ¡Y porque cuerpo sólo tenemos uno!

2 - Porque ayudan a prevenir enfermedades. Sólo cuando somos jóvenes no enfermamos nunca, ¡y aún así también lo hacemos! Este punto tiene relación con el anterior. Cuanto más cuidamos la alimentación a día de hoy y durante toda nuestra vida, más prevendremos posibles enfermedades o dolencias que nos puedan sobrevenir, más retrasaremos su aparición y, en definitiva, más bien y largamente viviremos.

3 - Son de digestión fácil. Los productos ecológicos, al no tener aditivos sintéticos o químicos de ningún tipo, no contienen ningún tipo de residuo que pueda ser difícil de eliminar por nuestro organismo y, por lo tanto, proporcionan una digestión más fácil. Esto no quita que, si alguien es especialmente sensible a un producto, pueda consumirlo. Simplemente, sus propiedades se asimilan a más velocidad ¡y sin ardores de estómago!

4 - No tienen aditivos. El hecho de no tener añadidos sintéticos, ni antibióticos, ni pesticidas, hacen que el producto gane altamente en calidad; y, por tanto, tiene menos componentes que puedan ser perjudiciales para nuestro organismo. Varios estudios han demostrado que no es imprescindible añadir conservantes u otros componentes sintéticos para que los productos se conserven más tiempo o, simplemente, ganen en estética.

5 - No son transgénicos. La agricultura ecológica no admite productos transgénicos dentro de sus estándares. La relativa modernidad de la aparición de los productos modificados genéticamente aún no ha sido estudiada a largo plazo y, por lo tanto, no se sabe de sus beneficios o perjuicios sobre la salud humana y la naturaleza. Una cosa sí es segura: promueve la erosión genética de los productos de cultivo, ya que favorece la uniformidad genética y favorece grandes extensiones de un mismo cultivo. Precisamente, la agroecología promueve la variedad y riqueza de las especies cultivadas.

6 - Son sostenibles. El hecho de aplicar la agroecología no es sólo para obtener productos ecológicos, sino que también porque su producción se realiza de forma sostenible, es decir, sin arruinar los recursos naturales a su alrededor y siendo respetuosos con la naturaleza. Consumiendo alimentos ecológicos favorecemos estos cultivos sostenibles.

7 - ¡Y benefician al medio ambiente! La agricultura ecológica, en detrimento de los grandes cultivos intensivos, favorece la regeneración del suelo, fertiliza la tierra y no contamina los acuíferos subterráneos. Favorece el equilibrio natural y la biodiversidad y evita la degradación de los ecosistemas. Permite la rotación de cultivos y, en definitiva, contribuye al desarrollo rural sostenible.

8 - ¡También respetan el bienestar animal! La agroecología no sólo beneficia el ecosistema a nivel vegetal, sino que también favorece que los animales de la ganadería no sufran estrés, pasten como mínimo en semilibertad, sean alimentados con pastos naturales, la leche materna, y piensos y forraje ecológico, también exentos de pesticidas, aditivos, etc.

9 - Tienen una altísima calidad. Utilizar todos los sistemas de producción de la agroecología, respetuosos con el medio ambiente y sin añadir aditivos, ni conservantes, ni utilizar pesticidas, hacen que el producto final sea de máxima calidad. Los estándares de producción ecológica siguen rigurosos controles de calidad e inspecciones habituales por tal que los productos resultantes tengan el máximo de calidad posible!

10 - ¡Son buenísimos! Y es que el sabor también se nota. Cuando un producto supera todos los estándares de calidad para ser ecológico de pleno derecho, eso significa que la calidad no sólo se refiere a su composición, sino que su sabor siempre será superior. Las plantas crecen más sanas porque son tratadas orgánicamente y eso, claro, repercute en la parte de la planta que después acaba llegando finalmente a la mesa.

 

¿Y vosotros? Ya os habéis decidido a incluir los productos ecológicos en vuestro día a día?

Volver al listado